Categorías
coaching

PORQUE DISCUTIMOS TANTO SI NOS QUEREMOS

En las relaciones siempre se discute y no siempre se tiene que estar de acuerdo con lo que piensa. Unas discusiones nos ayudan a crecer como pareja, intercambiar opiniones, conocer más a nuestra pareja y estas discusiones bien enfocadas son sanas el problema es cuando las discusiones son constantes y no hay sustancia ni crecimiento en estas. 

No hay un solo motivo por el cual las parejas discuten, pero los más comunes y con los que más me encuentro en sesion son los siguientes: 

  • MALA COMUNICACIÓN CON TU PAREJA. La comunicación es algo muy amplio y se puede estar cometiendo muchos errores de comunicación inconscientemente, malas interpretaciones, o roles no adecuados. La manera que te comunicas definirá el tiempo que perdurará la relación. 
  • PASADO. Muchas parejas cuando discuten dan un paseo por el pasado a ver que encuentran para echar en cara problemas sin resolver. Enquistado y con el resentimiento muy latente cada vez que tiramos de agenda nos genera ira que para nada beneficia en la relación. Si no aprendes a perdonar errores del pasado o actitudes, es inutil continuar con la persona. Ya que los reproches nunca van a cesar si no se soluciona el problema de base. 
  • CENTRARSE EN LO NEGATIVO: En ocasiones la mochila emocional nos juega malas pasadas, esto se traduce en que en cuando experimentamos comportamientos o actitudes negativos de relaciones pasadas. nos ponemos en alerta, esperando el momento de decepcionarnos o hacernos daños. Cada persona es un mundo y hay que ser consciente de la mochila emocional de cada uno para no cometer el error de enfocarse en lo negativo de la persona. 
  • LAS EXPECTATIVAS: Uno de los principales motivos de discusión en pareja son las expectativas respecto a tu pareja o el significado de una relación. Generamos una historia ideal de película de Disney en nuestra mente de lo que es el amor perfecto. Así pues cuando empezamos a salir con alguien a comparar a ese ser humano real e imperfecto, que hace pipi, caca y que no me trae el desayuno a la cama cada domingo porque duerme como un os@, pues probablemente el que te has creado en tu mente tiene más ventajas de ganar. Aquí es cuando llega la frustración y la discusión.  
  • LOS POLOS OPUESTOS NO SIEMPRE SE ATRAEN : La creencia de que los polos opuestos se atraen genera muchas discusiones, cabe la posibilidad de que ambas personas están muy trabajadas y que haya mucho respeto y aceptación entre ellos. Pero los datos demuestran que a la larga los desacuerdos tan grandes provocan ruptura. Ser completamente opuestos hara que a largo plazo salgan problemas de índole natural por los valores de cada uno, así pues tenemos claro que no vamos a encontrar la pareja igual a nosotros, pero completamente diferente quizás pueda ser un foco de discusión. 
  • YO TENGO EL PODER: En todas las relaciones hay una distribución de poder a la hora de tomar ciertas decisiones. Es aquí donde se manifiesta la discusión cuando ambos quieren una posición de dominio sobre el otro en algún campo, hasta aquí todo puede parecer normal ya que discutir y llegar acuerdos es beneficioso para la relación. EL problema está cuando las estrategias para conquistar el poder son dañinas o cuando la persona logra este privilegio y lo utiliza en beneficio propio y no a favor de la relación. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *