Categorías
coaching

MI HIJO ME FALTA EL RESPETO

No se deben tolerar nunca las faltas de respeto con un adolescente, y por esto lo mejor es no perder la calma y no enfrentarse a ellos en caliente.

Cuando empiecen los gritos o  amenazas lo mejor es abandonar el lugar de la disputa, sabemos que como padre esto es todo un reto,  pero de alguna manera esta gestión de las emociones también vale de aprendizaje.

Los padres tenéis que tener en cuenta que esta rebeldía forma parte de la adolescencia y no es nada personal el mostrar desprecio ante la autoridad. Pero aun sabiendo esto las faltas de respeto no deben permitirse nunca.

Esperar al día siguiente  cuando la sangre haya dejado de hervir es entonces cuando debes mostrar tu mal estar. Tienes que hacerle saber tu malestar y cómo ha influido su comportamiento en tu actitud.

Explícale que por tu esfuerzo como padre o madre él se beneficia, lavar ropa, hacer comida, privilegios que él no valora y que tiene que empezar a valorar. Si las faltas de respeto continúan, sigue quitando privilegios si fuera necesario: Móvil, internet, cosas que tú pagas que él se beneficia, y no son cosas básicas de supervivencia.

Y es que en ocasiones por miedo a ser demasiado autoritario se es demasiado permisivo,y hay que tener en cuenta que no es lo mismo  la autoridad que el autoritarismo.

Hay muchos factores a tener en cuenta al igual que hay muchas técnicas si el chaval falta al respeto.  Lo expuesto en este artículo es algo a nivel superficial. Si el joven está en modo rebelde lo adecuado sería averiguar las causas y esto ya es un trabajo más concreto. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *